Monta un negocio sin tener un euro

He montado cuatro empresas, tres de ellas sin dinero en el banco. Eso de que necesitas ser rico o hijo de papá es una gran mentira, que los que no se atreven a dar el paso se dicen para sentirse mejor. Se puede montar una empresa sin dinero. ¿Qué si tienes dinero es mejor?, por supuesto. Mucho más fácil todo. Cuando más dinero tienes más posibilidades de poner en marcha casi cualquier empresa, ya que si no tienes pasta has de olvidarte prácticamente de todas las que requieren una inversión inicial. 

Aquí hablo de montar un negocio de los que no requieren inversión. También puedes montar un negocio que requiere inversión sin tener un euro, pero eso implica generalmente buscar ese capital en otros. Y tienes que ser buenísimo para convencer a gente que tiene dinero para que lo arriesgue. Yo no lo soy.

Como he dicho, aquí voy a hablar de cómo montar un negocio que no requiere inversión. Para que no haya ningún tipo de excusas, esto es algo que puede hacer casi todo el mundo. Se trata de aprovechar una habilidad que tengas para hacer de ella tu negocio. Antes de seguir quiero que tengas en cuenta que:

– No te voy a contar como buscar inversión para tu idea mágica que nadie más en el mundo ha tenido y con la que te vas a hacer rico.

– Tampoco te voy a decir cómo puedes hacerte rico con lo que más te gusta. Te voy a enseñar a montar un negocio con el que puedas ganar dinero.

– No te voy a hablar de cómo darte de alta en autónomos, de las mejores formas societarias ni de cómo hacer tus primeras facturas. Olvida los planes de empresa, tira los grandes estudios de mercado y manda a la mierda a la burocracia.

Se trata de montar un negocio sin tener un euro y con el que consigas ganar dinero, estos son los pasos:

1. Lo primero que necesitas es saber hacer algo. Esto será tu producto o servicio.

Puede parecer una tontería, pero es imprescindible en este proceso. Si te has pasado la vida haciendo el vago y ahora no paras de quejarte por que no encuentras trabajo, no sigas, esto no es para ti. Y si quieres que lo sea, aprende a hacer algo. Pero no en los libros, en la realidad. Voy a poner unos ejemplos de a qué me refiero.

– Has sido camarero de caterings durante 5 años. Sabes perfectamente dónde están los eventos, quienes son los clientes que los contratan y cuáles son las fechas en las que más se celebran. Además, sabes usar una bandeja, servir copas, calentar canapés y servirlos.

– Eres diseñadora gráfica. Sabes usar Photoshop, Illustrator e Indesign. Has hecho cientos de logos y catálogos para los clientes de las empresas en las que has trabajado.

– Eres relaciones públicas en una discoteca. Consigues llenar el local por que conoces a toda la gente de la noche de tu ciudad.

– Eres consultora en una de las Big Four. Has auditado empresas pequeñas y gigantes y conoces los precios que estas pagan por los servicios.

– Trabajas de cocinero en un bar de hamburguesas. Sabes cuáles se venden más. Conoces a los proveedores de carne, pan y salsas. El punto de la carne no tiene secretos para ti.

– Te has pagado el viaje de fin de carrera vendiendo entradas para fiestas y lotería.

– Cuando hay que organizar un viaje eres el que se encarga de todo, encuentras las mejores ofertas en vuelos, miras y re-miras los hoteles y acabas consiguiendo los más espectaculares.

Como te he dicho lo primero y más importante para montar tu propio negocio es que sepas hacer algo.

2. Busca alguien que pueda necesitar eso que tú sabes hacer. Será tu target.

Si sabes de catering, busca un amigo que esté a punto de organizar el bautizo de su hijo. Si eres diseñadora, a ese que necesita unas invitaciones para su boda. Si relaciones, camina por la calle y busca un bar de esos que está medio vacío y dile al dueño que se lo llenas. Si consultora, busca a tu alrededor empresas que pienses pueden mejorar sus procesos o sus finanzas. Si cocinero, busca la próxima feria local y pide licencia para un puesto de hamburguesas. Si se te da bien vender, llama a la puerta de cualquier empresa con un buen producto y ayuda a venderlo en un mercado en el que aún no esté. Y si eres el crack de los viajes monta el viaje de tus sueños y cuando lo tengas todo organizado promociónalo en tu grupo de Whatsapp.

 3. Define cuánto estarían dispuestos a pagar por ello. Es tu precio.

Para que el proceso tenga sentido tu producto tiene que tener un precio. Si lo haces gratis no estás montando una empresa, estás ayudando a un colega.

4. Consigue tu primera venta. ¡ya tienes un cliente!

Consigue que alguien de tu target compre tu producto o servicio. No es necesario que dejes tu trabajo ni que tengas todo preparado para poder satisfacer una gran demanda. Simplemente consigue que alguien te contrate una vez para hacer por tu cuenta eso que sabes hacer tan bien. Y que te pague. No pienses en la burocracia todavía, espera a tener más transacciones.

5. Aprende de lo mal que lo has hecho.

Es la primera vez, ¿piensas que todo va a salir sobre ruedas? ¡Sigue soñando! Seguro que la has liado en alguna parte del proceso. Seguro que tu producto no estaba bien definido o que tu cliente te haya dado un feedback enriquecedor. Aprovecha esa primera venta real para aprender y para prepararte para la segunda venta. Tanto lo que has hecho bien como lo que has hecho mal.

6. Replíca el proceso anterior: consigue tracción.

Pon en práctica lo aprendido, corrige cada problema y mantén cada acierto. Y haz una segunda venta, luego una tercera, una cuarta… Y sigue replicando. Cuando tengas todo atado y seas capaz de vender tu producto y servicio satisfaciendo a tus clientes, escala. Pon en marcha un plan para multiplicar las ventas y si es necesario contrata gente o busca socios.

7. Haz todo el papeleo coñazo: la burocracia.

Vale, ahora si toca. Si ya estás facturando de forma habitual toca burocracia. O te das de alta de autónomo o montas una SL. Hay cientos de webs donde te explican cuál es la mejor forma y cientos de gestorías que te ayudan con el proceso. Pero eso, que para mucha gente es un mundo, en realidad es lo menos importante. Lo importante es que la burocracia es consecuencia de haber vendido, nunca al revés. Muchos emprendedores se abruman con esta parte y pierden el foco en que lo más importante es conseguir un cliente. ¿Para que te vas a preocupar de lo que harás cuando vendas muchísimo si todavía no tienes nada que ofrecer?

8. Rentabilízalo

Quizá al principio no estés ganando dinero ya que pese a vender los gastos son iguales a los ingresos. No te lleves las manos a la cabeza, ya que el principal objetivo es crear un producto o servicio y venderlo. Una vez lo hayas hecho optimiza cada proceso para conseguir que esas transacciones sean rentables.

 

Conclusión

Tengo una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles en la que ahora trabajamos doce personas. No he necesitado un euro para montarla. Uno de mis socios había hecho un Ciclo Formativo en el que le enseñaban Android. Otro es Ingeniero informático y aprendió a programar en iOS. A mí se me da bien vender, así que durante dos meses ofrecí nuestros servicios hasta que conseguí que una empresa nos contratara el desarrollo de una aplicación. Y la hicimos.

– Fallamos en el tiempo, ya que nos llevó mucho más de lo que pensábamos. Pero aprendimos a estimar mejor.

– Fallamos en el presupuesto, ya que pedimos mucho menos de lo que luego supimos que hubieran estado dispuestos a pagar. Pero aprendimos cuál era el precio del mercado.

– Fallamos relajándonos, pensando que después de ese proyecto los clientes iban a venir casi solos. Pero aprendimos y desarrollamos un sistema comercial.

Al final el cliente quedó contento, y unos meses después nos contrató el desarrollo de otra aplicación. Pusimos en marcha lo aprendido, replicamos el modelo, lo escalamos y contratamos más gente. Y ahora somos una de las empresas de desarrollo de aplicaciones más grandes de Valencia. Y lo que nos queda.

No hemos necesitado inversión ya que solo hemos invertido nuestras horas de trabajo. Hemos usado nuestros propios ordenadores y teníamos una oficina en un coworking de la Universidad en la que no pagábamos alquiler.

Se puede montar un negocio sin tener un euro. ¿Quieres probar?

8 opiniones en “Monta un negocio sin tener un euro”

  1. Hola Richard!

    Me siento muy identificada con muchas de las cosas que cuentas. En mi caso, también emprendimos nuestra empresa con 0 euros en el bolsillo, al principio no teníamos ni un lugar donde trabajar.

    A día de hoy y después de 3 años, hemos crecido y seguimos creciendo. Ya han pasado por nuestro estudio de diseño más de 50 clientes felices.

    Comparto contigo que es súper importante estar constantemente analizando e innovando para mejorar tu servicio / producto, y no perder nunca esa ilusión que te llevo a emprender el primer día.

    Un abrazo!

  2. Buenas !! Ando muchos meses dandole vueltas al tema de emprender , bueno soy un emprendedor nato y ya se ganar dinero por mi propia cuenta ! Pero me gustaría diversificar y he empezado un nuevo proyecto para 2018 ! Me gustaría que me dieras algunos consejos o ideas para hacerlo más rentable o para accelerar su proceso de crecimiento ! Te dejo mi canal de telgram y si quieres habláme por privado.

    Un saludo !!

  3. Felicidades por el post y el blog : )

    El contenido resulta muy interesante y ameno. Mi socio y yo montamos Kontably (App para autónomos) desde cero y nos sentimos muy identificados con todos los pasos que comentas. Vamos invirtiendo todo lo ganado, pivotando y creciendo —poco a poco— con la vista puesta en otros mercados.

    Saludos!

  4. Una vez más buena info. Solo añadiría un punto crítico para esos emprendedores a los que aludes, aun sabiendo hacer algo, y obviando muchos matices a tener en cuenta a la hora de emprender, debería redponderse a sí mismo si lo que va a emprender le gusta. Porque los sacrificios, retos, esfuerzo, bajones, alegrías a los que se va a enfrentar uno/a necesitan de mucha resilencia, aguante y horas y horas de dedicación. Si uno sabe sabe de restauración, podría pensar que se podría montar un negocio relacionado. Pero ya le puede gustar el tema. Porque no es lo mismo trabajar en algo que no le motiva pero por cuenta ajena (cuando se acaba la jornada no hay más que hacer), que por cuenta própia en el que la jornada laboral es mucho más extensa y difusa entre el inicio y final (real) de dicha jornada.
    Y por último, no es lo mismo montar un negocio, que una empresa. Sí, parece lo mismo, pero no lo es…
    Saludos.

    1. Hola Pablo! Gracias por tu comentario.
      Como dices, si montas un negocio es importante que te guste, porque vas a tener que currar muchísimo en él. Aquí pretendo contar que es posible ganar dinero si profesionalizas algo que sabes hacer, aunque no sea tu pasión. Pero siempre es mejor ganar dinero con tu pasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *