No pienses en emprender

“Estoy pensando en emprender”. No he dejado de recibir mensajes de este tipo desde que escribí un post animando a la gente a montar su propia empresa. Y siento decirlo así, pero no van a emprender en su vida. Por qué los emprendedores que conozco piensan poco y actúan mucho. Y si se equivocan, se levantan y vuelven a actuar. Así que ¡deja de pensar y haz algo!

No digo que de un día para otro dejes tu trabajo de 10 años. Ni que vendas la casa para avalar esa idea con la que vas a hacerte rico. Porque lo más seguro es que la cagues y te quedes sin trabajo y sin casa.

Lo que digo, es que si de verdad quieres montar algo, dejes de hacer planes de negocio. Que dejes de hacerte pajas mentales sobre los servicios que vas a ofrecer a partir del cuarto año. Que hagas algo, por muy pequeño que sea, que te dirija hacia eso que quieres construir. Porque por mucho que pienses, no vas a acertar en nada, ya que lo más probable es que no conozcas realmente el producto ni el mercado, porque no sabes cómo se va a comportar la competencia y porque no tienes ni puta idea de lo que van a hacer tus consumidores.

Porque si lo piensas mucho, te darás cuenta de que lo que vas a hacer es muy arriesgado. De que vas a tener que salir por completo de tu zona de confort, de que va a faltar el dinero seguro, y de que todo va a depender de ti. Porque si lo piensas, acojona.

Así que deja de pensar. Si estás feliz cómo estás, con la comodidad y el sueldo a fin de mes, simplemente disfrútalo. Si por el contrario emprender te pone, ¡no pienses! ACTÚA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *