¿Cómo te gustaría que te recuerden cuando ya no estés?

Imagina que estás en tu funeral. Has muerto, pero desde arriba puedes ver tu cuerpo en el ataúd, mientras la gente pasa a tu lado para despedirse de ti. ¿Quién te gustaría que estuviese contigo en ese último momento? y ¿qué te gustaría que esas personas estuvieran diciendo de ti?

Estas preguntas me las hizo Alex Sampedro, con quien estoy haciendo sesiones de coaching gracias a Startupv, el programa de incubación y aceleración de startups de la Universidad Politécnica de Valencia. Su objetivo, conocer mis valores para así poder trabajar sobre ellos.

¿Y por qué es importante saber cuales son nuestros valores? Porque son nuestra guía para llegar a dónde queremos de una forma coherente. Si los comprendemos, podemos dirigir nuestras decisiones para alinearlas a la vida que queremos vivir. Y así podemos hacer pequeños o grandes cambios para vivir de acuerdo a ellos, sin separarnos del camino. Alex me propuso este ejercicio como una forma para reflexionar sobre mis valores. Piensa, Richard, me dijo ¿Quién y cómo te gustaría que te recuerden cuando ya no estés?

Y me hizo pensar, mucho. Lo primero, en quienes son las personas que me gustaría estuvieran a mi lado ese día. Mi madre, mis hermanos, mis amigos de verdad, gente con la que he crecido pero ahora tengo menos relación, algunos compañeros de trabajo… Eso me hizo plantearme si estoy dedicando el tiempo que se merecen a esas personas, o si en cambio se lo estoy dando a otras que me aportan menos.

Lo segundo, me hizo pensar en lo que me gustaría que estuvieran comentando sobre mi y lo que no. En como me recordarían y qué les habría aportado. Y al final me salió una lista, que creo que se parece mucho a la de cualquiera. Me gustaría simplemente que dijeran de mi que era una buena persona, alguien honesto, que intentaba ser justo, que les ayudé cuando me lo pidieron, que aprendieron cosas de mí que luego les sirvieron y que gracias a mí vivieron experiencias que les hicieron reír y ser un poquito más felices.

Conocer mis valores, y como me gustaría trascender, me hizo reflexionar sobre si estoy encaminando mi vida hacia lo que realmente me gustaría ser. Al final, creo que pocos queremos ser recordados como el mejor trabajador, el mejor empresario, el que más horas hizo en la oficina o el que tenía el coche más caro.

Y a ti, ¿Cómo te gustaría que te recuerden cuando ya no estés?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *