Adiós 2019

Día de año nuevo, y no tengo muy claro que hago en este bus camino de Lisboa. Debería estar volviendo a Valencia para mañana estar en la oficina, pero hoy mi ánimo me ha hecho improvisar. Por mucho que lo intento aun no he conseguido el equilibrio entre tenerlo todo planeado al milímetro y dejarme llevar.

Pasé navidad en mi pueblito de León. Este año Vodafone ha querido que haya estado sin cobertura. Sin NADA de cobertura. Una semana incomunicado, sin voz ni datos. Sin mail, sin whatsapp, sin Instagram. Puede parecer una tontería pero para mí que soy un poco adicto a las redes ha sido un sock., pero al final lo he agradecido y he aprovechado para dormir a tope, leer mucho, hacer balance de lo que ha sido este 2019 y pensar en el futuro.

Después me fui a pasar la nochevieja a Oporto con una amiga. Quería hacer algo diferente. Desde que vivo en Valencia siempre la paso allí con amigos, pero este año el plan no me convencía. Mis amigos se han ido emparejando, han ido teniendo hijos, y ahora los planes que surgen son menos divertidos para los que estamos solteros. Así que en lugar de quedarme en Valencia quejándome sin parar de lo injusto que es el mundo con los que de forma voluntaria u obligada no tenemos pareja, le dije a mi amiga, que también está soltera, que si nos íbamos a Oporto unos días.

Y esta mañana nos tocaba volver, a mí a Valencia y a ella a Madrid. Pero no he tenido fuerzas, y aprovechando que puedo trabajar en remoto he decidido romper los planes y coger este bus a Lisboa para pasar un par de días más hasta el finde. Aun no se ni dónde voy a dormir ni cómo voy a volver a Valencia, pero en cuanto acabe de escribir este post me pongo a ello, ¡tampoco es tan complicado!. Hace solecito y voy a disfrutar visitando la ciudad, trabajar tranquilo y escribir. ¡Qué contento estoy de haber improvisado!

Aún así, me va a costar volver. Porque 2019 ha sido para mí una montaña rusa emocional. Empezó con el subidón de la decisión de irme cuatro meses solo a trabajar desde Asia. Luego vino el bajón de los nervios que te acompañan cuando vas a salir fuera de tu zona de confort, y se unió todo el trabajo que supone preparar algo así. Después llegaron esos meses alucinantes como digital nomad en Tailandia, Japón y Bali que han cambiado mi vida. Pero acabó con otros tantos de mucho estrés. Para llenar el vacío de novedades continuas que me dejó el viaje, me metí a organizar demasiadas cosas y esto me ha llevado a un estado de ansiedad mucho mayor al que estoy acostumbrado.

Los días días pasados en el pueblo he aprovechado para revisar las cosas que he conseguido en este año, y ahora escribiéndolas no puedo evitar sonreír. Creo que es super bueno acabar el año repasando eso de lo que nos sentimos orgullosos en lugar de martirizarnos con lo que nos ha faltado por hacer. Es muy difícil resumir un año en un post pero esto sería lo más destacado.

Digital Nomad

He cumplido mi sueño de ser digital nomad viajando solo durante 4 meses por Asia. Qué maravilla, quiero repetir ya.

Rudo

Estoy muy orgulloso de haber aumentado la facturación de rudo, mi empresa de desarrollo de apps en un 50% durante 2019. Intentando hacer las cosas de forma diferente, sin trabajar 12 horas al día y habiendo estado cuatro meses dirigiéndola desde Asia. Hemos pasado de 245.000€ en 2018 a 370.000€ en 2019.

Superdry

En este caso hemos bajado la facturación un 9% quedándose en 400.000€.  Y estoy bastante frustrado porque pese a darle mil vueltas a todo ha habido tres factores que nos han afectado negativamente y no he sabido controlar.

. Por un lado, ha sido uno de los años más calurosos que se recuerdan en Valencia. No ha hecho casi frío y eso hace que vendamos menos chaquetas, que es la prenda que por su precio más facturación nos supone.

. Por otro la desestacionalización de las rebajas hace cada vez más mella. La competencia en el sector textil es brutal por lo que las marcas de ropa hacen promociones continuas y obligan al resto de actores del mercado a seguir un patrón similar, por lo que cada vez se vende con más descuento.

. Y finalmente las ventas por internet cada vez suben más y en el caso de mi tienda todo lo relacionado con internet se lleva desde la central, por lo que esas ventas no aportan a nuestra facturación.

Pese a eso la tienda solo me lleva unas 6 horas por semana y es rentable, así que estoy contento y espero en 2020 recuperar la facturación perdida.

Mi blog

Empecé a escribir en el blog como un hobbie, y ahora se está convirtiendo en una de mis herramientas principales para captar clientes para mi empresa de desarrollo de apps. Además gracias a los post ya tengo 16.000 seguidores en Linkedin, lo que me está permitiendo estar en contacto con muchísimas personas interesantes que acaban ofreciéndome oportunidades profesionales.  

Charlas

He empezado a dar charlas y a colaborar como mentor y profe de temas relacionados con el emprendimiento en la Universidad Politécnica de Valencia. Y he descubierto que me encanta y que otros centros y empresas se interesan por lo que cuento.

TedxValencia

Estoy ayudando como voluntario en la organización del próximo TedxValencia. Desde octubre soy el responsable de marketing de este pedazo de evento para 500 personas en el Oceanografic que se hará a finales de marzo de 2020.

No está mal para un año ¿no? Y tú, ¿de qué te sientes más orgulloso de haber conseguido este año?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *