Organizando mi empresa para irme

No eres imprescindible en tu empresa. Ni siquiera si la empresa es tuya. Yo tampoco soy imprescindible en la mía. Por eso la próxima semana me voy cuatro meses a Tailandia. Y aquí en Valencia se quedan mi tienda de ropa con cinco empleados y mi empresa de desarrollo de aplicaciones en la que trabajan 22 personas más. ¿Mi reto? Dirigirlas desde allí, en remoto, sin estar aquí físicamente.

Continuar leyendo «Organizando mi empresa para irme»

Primer viaje comercial a Berlín

Esta semana estoy en Berlín buscando clientes para rudo, mi empresa de apps. Entre los objetivos de 2019 está desarrollar una aplicación para un cliente de Alemania, ya que los precios y el margen son el doble que en España. Pedazo reto ¿no? Conquistar un mercado extranjero sin ni siquiera hablar el idioma.

Continuar leyendo «Primer viaje comercial a Berlín»

Mi MVP de nómada digital

¿Es posible dirigir una empresa estando a 2.600 km? ¿Y si además estás viajando de un lado a otro? El domingo empiezo mi sueño de viajar sin billete de vuelta y de convertirme en «nómada digital». No se cuánto duraré 😅. Pero a la vez continúo con mi trabajo al frente de rudo, haciendo lo mismo que hago en la oficina, pero desde fuera.

En dos años de andadura hemos pasado de 4 a 19 personas, todos los procesos están claros y sólo hay que hacer que la rueda siga girando. Y por supuesto ser cada vez más eficientes. Pero ¿es necesaria la relación física para que todo siga funcionando? ¿O puedo cumplir mi sueño personal, y al ver las cosas desde lejos aportar más?

¿Alguien por ahí que haya vivido situaciones similares 🙏?